13 marzo 2009

Un oxímoron en punto de cruz

de puta madre punto cruzÉste es el primer punto de cruz que hice. Me compré una libretita con patrones de "DMC", y habían unas letras que eran para adornos de Navidad, verdes con bolitas rojas, imitando - supongo - a los abetos navideños. A mí la Navidad no me gusta nada (más que nada, es que no la entiendo), y como tampoco le veía ninguna gracia a copiar el abecedario completo que venía en la libretita, pensé que sería más oportuno coser una frase o una expresión más cercana y que de alguna manera me identificase. Por fin me había decidido a empezar con lo del punto de cruz, acababa de comprar un montón de hilos y agujas, las telas, y la verdad, me sentía "de puta madre", así que no lo dudé mucho más, y me puse a hacer puntos.
Ahora, la tela la utilizo como encimera para la mesita de noche. Cada día, al acostarme, dejo las gafas encima y me digo a mí misma: "de puta madre". ¡Es tan reconfortante irse a dormir, y despertarse con este sentimiento!

Poco después de acabar de coserlo, apareció en La Vanguardia, en la sección de cartas de los lectores, una misiva de Pilar Crespo Álvarez, de Tarragona, que se refería a esta expresión:
"De puta madre", así expresan el agrado algunos personajes. Me fijo en las palabras una a una y dudo que a la madre de quien las pronuncia le guste que la califiquen así. De una buena madre pienso todo lo opuesto: incondicionalidad, amor, que da paz y alegría pero no placeres pasajeros de una puta. ¿Por qué consentimos esa pobreza de lenguaje? Perdonable en adolescentes, abusivo, poco amable y nada emocionante cuando proviene de adultos más cultos. Un taco es un desahogo y tiene un momento, un lugar, pero en un artículo o conversación puede ponerse maravilloso, emocionante, exquisito, alucinante, delicioso, magnífico, formidable, espléndido, admirable, asombroso, prodigioso, genial, excelente, gozoso o en dos palabras: im-presionante.
Justo después, La Vanguardia publicaba la respuesta a cargo de Màrius Serra, escritor que hacía esta interesante y aleccionadora reflexión:
La expresión "de puta madre" puede ser malsonante, pero no tiene nada de pobre. Al contrario. Es un oxímoron. Su potencia se basa en la oposición entre los dos arquetipos antagónicos que la cultura masculina ha otorgado a la mujer: la madre protectora y la amante excitante. Una da la vida, la otra placer. Ambas hacen de la palabra amor un vocablo ambivalente, que tanto sirve para un beso en la frente como para una sesión de sexo salvaje. Para entender una expresión tan rotunda como hiriente, nada mejor que leer "El laberinto de la soledad" de Octavio Paz (...) que explica ampliamente el origen del grito que resuena en el Zócalo cada 15 de septiembre, día de la independencia: "¡Viva México, hijos de la Chingada!" La aludida es la Malinche, la indígena que se agenció Hernán Cortés y madre del primer mestizo en un país de mestizos. La complejidad siempre es rica, y para subvertir el tópico ubriquista de los epítetos de dos palabras, in-quietante.
Publicado el 24.11.08 en La Vanguardia (aquí dejo el link al pdf de La Vanguardia).

5 comentarios:

♥PXLaura♥ dijo...

Leti, que decirte, me ha encantado encontrar tu blog.
Para comenzar, escuchar tu mensaje de bienvenida me ha parecido genial....
Por otro lado... el "de puta madre" ha sido una idea estupenda... y para mas... si encuentras alguien que te explique que moño es la navidad pues me avisas, porque yo tampoco la entiendo... jejeje
Pues un placer conocerte y un saludo desde Argentina
;)

La señora roper dijo...

ja, ja, jaaaaa

¡de puta madre!!!!
(igual me hago yo otro, tiene que animar un montón!)

Colorete dijo...

Oye, pues que me gusta la idea de bordar algo real, auténtico, no únicamente letritas sin sentido... me parece de puta madre...

Que por cierto, la cuestión de la Navidad creo que va siendo algo mundial. Propongo una votación de cómo explicar la Navidad...

Un saludo, maja. Colorete.

Enebea dijo...

Hola. He entrado en tu blog por curiosidad, lo que vicia no es el punto, guapa, eres tú con tus entradas tan divertidas, ja ja ja.

Por cierto, me ha parecido de putísima madre que bordes estas cosas tan originales, ni letritas en abecedario ni tonterías, una frase contundente, llena de buen rollo y avalada por Màrius Serra, un tipo al que me encanta escuchar, leer y resolver (o intentarlo) sus enigMàrius y sus crucigramas y juegos de palabras.

Vamos, que m'hankantao...

sindrome coleccionista dijo...

Que puntazo! y q mejor dicho ^^

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...